Wednesday, May 18, 2005

En un dia gris (y parte 3)

Yo creo que ya debería dejar de hablar de días lluviosos tan seguido; creo que se están aburriendo. Pero hoy hay algo diferente. Acá hago una recapitulación. Como ya había comentado antes, a mí me gustan los días nublados y lluviosos, los paso en mi casa leyendo, reflexionando, a veces comiendo, o en mi computador. Diferente es cuando hay que salir a la calle ( a estudiar o a lo que sea), allí la cosa sí se complica. Cargo una gripe desde hace dos semanas. Con el aire acondicionado de la universidad, la lluvia y el clima en general, pareciera que ya está instalada cual inquilina. Pero bueno, no vine a hablar de gripe acá.

La jornada de hoy fué bastante agitada. Que si la correción del periódico, el examen de estadística, la coordinación del otro periódico (yo trabajo en dos periódicos estudiantiles: uno en Inglés y otro en Español. En ambos soy el corrector) en fin. Entre una cosa y otra.

Sin embargo, lo más cuesta arriba de hoy no fueron las cosas de la UC [Universidad de carabobo] (ya para mí es común durar hasta 12 horas seguidas sin comer bien); sino la travesía para irme a mi casa.

Quien conoce Valencia sabe que acá cuando medio llueve todo se inunda, se colapsa y las avenidas se vuelven un caos. Hoy me fuí a mi casa en camioneta (transporte público), atravesando gran parte de la ciudad, en medio de la lluvia. No recuerdo cuanto duré, pero creo que fué casi una hora y media.

Lo peor fue el final. Llegando a mi casa, todavía estaba lloviendo, por lo cual me tocó correr hasta la casa de mi abuela, que queda más cerca de donde me bajé (gripe, desempaca, que tu estancia se prolonga).

Corriendo cansado, sudado, destruido, llego a la casa de mi abuela y la veo jugando Dominó con la vecina. La sensación fue la misma que describe Mariannextreme en este post, algo sorpresivo y gracioso a la vez. Al rato me senté a jugar con ella, tenía muchos años que no jugaba.

Luego de tantas viscisitudes pude sentarme, descansar, ver un rato la lluvia, echarle vaina a mi abuela (echar vaina: hacerle chistes), ver y darme cuenta que al final no hay de que preocuparse, todo pasa.

Mi abuela es todo un personaje, la veo y recuerdo muchas cosas gratas de mi infancia. El próximo mes es su cumpleaños y haré un post sobre ella, espero conseguirme algunas fotos.

3 comments:

Hombre Lobo said...

Conozco esos detalles de Valencia, extrapolados hasta el infinito cuando vives en Caracas. El problema es que nuestra amada ciudad no esta concebida para el peaton, y como el transporte publico es malisimo, entonces la situacion se empeora. Y sabes que es lo peor de todo? Que incluso he escuchado opiniones de ciertas personas (realmente inpresentables) que PREFIEREN que no haya transporte publico porque asi no vienen los malandros al norte. Increible, pero cierto.

Tesne said...

Hola! bueno estaba de paso por aquí.

Saludos.

Luzardo (AKA Procer) said...

Ricardo eso que dices la gente que no conoce valencia no lo cree, pero los valencianos sabemos que es así. Muchas personas (tristemente) piensan de esa forma.