Saturday, August 13, 2005

Secuestro Express

Actualizado. Lean al final.


Ayer viernes, a las 2:30 pm, pude ver Secuestro Express. Ciertamente la película te deja una impresión muy diferente de lo que estamos acostumbrados a conocer del cine venezolano. Ok, también tiene violencia, drogas, sexo, todo esto en cantidad; pero, pienso, fue manejado de mejor forma que en otras ocasiones (Sicario, Huelepega).

Mi opinión sobre el cine local, es que se es precísamente eso, muy local, en ocaciones el público extranjero le costaría entender muchas cosas. Igualmente, los cineastas acostumbran a manejar los elementos de una forma que a veces llegan a ser exagerados (aunque en latinoamérica bien sabemos que eso que se expone es la realidad que vivimos). Con exagerado hago referencia a la forma visceral y detallista en que se retratan todos los detalles (Como en Ciudad de Dios, la brasilera).

A esta película, contrariamente a lo que se piense, se le da una óptica un poco menos localista y un poco más latinoamericana, y es precísamente esto, además de otros elementos como las actuaciones, lo que la hace rentable. No obstante, y a pesar de que la película lo expone detalladamente (pues de eso se trata), pienso que en este caso todavía seguirá siendo un poco complicado para el extranjero entender la realidad de un secuestro express en una ciudad tan compleja como Caracas. Digo, es una realidad que ya entendemos perfectamente, pero a un extranjero le costaría entender lo rápido, lo crudo de una experiencia como esta. Todo les resultaría muy rápido y violento. Más de uno no creerá que las cosas son así en la vida real. Nosotros sabemos que son peores.

Y como ya me estoy desviando del tema, resumo que las actuaciones son buenas, Mía Maestro es ya una caraqueña más, tienen que escuchar su acento (y créanme, para los argentinos, neutralizar su acento no es cosa fácil); de las actuaciones de Budu, Nigga y Trece, pues son creíbles, la experíencia habla por sí sola.

Más allá de toda la violencia expuesta, se plantea el ya bastante cacareado tema de la desigualdad social, esta vez diferente, porque hay un encuentro y confrontación directa de las dos clases.

La negra hizo una breve reseña en su blog, Blogueandito hizo lo mismo, un poco más detallado, y en Blogacine pueden ver hasta los trailers.

Foto sustraída de Blogueandito.com

Actualización: 15/16 08 2005: No creí que hubiera necesidad de actualizar, pero que más.

Maléfica: Gracias por el comentario y la corrección, suelo tener problemas precísamente con esa palabra. Es un aprendizaje que ya está fosilizado, pero que lucho por corregir.

Hombre Lobo: Lo menos que me imaginé es que tuviera que hablar sobre acentos. Bien, no te preocupes, sé perfectamente que los venezolanos tenemos acento, (tenemos varios) uno de los más fuertes de Latinoamérica como bien dices. Ninguna nación, pueblo o comunidad carece de acento en su hablar cotidiando.

En el caso de Venezuela, hay una gran variedad de acentos en el país, determinados por diferentes influencias, ya sea por herencia extranjera, por influencia local, etc. Algunas personas piensan erroneamente que no tenemos acento, porque ven una entonación y ritmo bastante neutros (que al final, nada es neutro) en una de las corrientes de acentos del país (el central) . Esto no puede estar más errado, sobre todo tomando en cuenta que en nuestro país, prácticamente cada persona habla diferente.

Bien, los acentos venezolanos son bastante fuertes en su mayoría, porque contienen las siguientes características (no todos tienen todas): Fuerte entonación y entonación contrastante, ritmo acelerado, reducción vocálica, reducción consonántica, sustitución de consonantes, adición de vocales, y otros elementos que por el momento no recuerdo.

No obstante, debes tener en cuenta que hay otros acentos más fuertes todavía. Por ponerte un ejemplo: En Argentina precísamente, aparte tener las características que mencioné para el caso venezolano, está el agregado de que tienen un par de fonemas (sonidos) adicionales en su inventario fonético. En España, como debes haberlo apreciado, ocurre lo mismo, no sólo con la S, C y la Z; sino con la J faringeal que ellos tienen como herencia árabe.

Lo que quería destacar, y en lo cual nunca pensé que hubiera confusión, es el hecho de que la actriz logró manejar muy bien el acento local, a pesar de tener que sustituir unos cuantos sonidos de su habla habitual, y de tener que aprender y manejar otra entonación; además de reaccionar de forma natural con ella. Créeme, no es lo mismo tratar de imitar un acento, que adoptarlo totalmente. En lo primero, solamente se trata de reproducir algunos sonidos claves; en lo segundo, se trata de aprender a intuir la entonación y los sonidos propiamente. Y ya dejo el tema del acento, porque ya lo he mencionado al menos 10 veces en 5 párrafos.

Con respecto a lo del cine local, bien, no tengo mucho que agregar, tienes razón al decir que no se entiende la imperiosa necesidad de tener que reflejar al país, o mejor dicho, los problemas del país. Ya es suficiente con que tengamos que lidiar con ellos, como para que nos lo recuerden de una forma tan visceral y sin anestesia. Esta película no es la excepción, pero me deja satisfecho el que haya tocado un punto universal (en tus propias palabras): El trillado tema de las diferencias sociales. Tristemente no lo desarrolla más, pero al menos lo presenta.

También hay que tener en cuenta el no caer en generalizaciones. Bien, el común denominador del cine venezolano nos presenta solamente violencia, drogas y sexo; pero no podemos obviar la existencia de otras películas como Una vida y dos Mandados (para dormirse, pero existe), Una casa con vista al Mar (igual), e incluso una para niños llamada la Mágica aventura de Oscar, las cuales escapan del tema común.

Bien Ricardo, y también Rolando, también hay que tomar en cuenta lo cuesta arriba que resulta hacer cine en este país, por lo cual las películas terminan saliendo tres años después de filmadas. No justifico con esto el uso y abuso de los temas, pero sí la carencia de muchos recursos y apoyos.

Ahora, hay algo que despertó curiosidad. Les tocará explicar por qué afirman que no hay cine venezolano; sino cine hecho en Venezuela, pues eso suena como aquello que una vez ciertos políticos dijeron de que no hay presos políticos; sino políticos presos.

19 comments:

EBE said...

....seguramente me costará ir a verla (por mis chamos son garrapatas y no se me despegan) y porque mis "amigas del alma" y mi consorte no son muy dados al cine venezolano...podría ir sola (es verdad)...en fin, ya veremos...un beso y gracias por tu visita y el mensajito

Maléfica said...

Lo que no me gusta de ese cine "realista" es cuando me presentan cosas que en esta ciudad pueden estarme acechando en cada esquina. No es por desmerecer el cine venezolano, pero prefiero no verla. Mejor ver Charlie y la fábrica de chocolate de Tim Burton (no tiene desperdicio).

Melvin... se escribe "ocasiones"

Hombre Lobo said...

Bueno, varias cosas, en primer lugar un inciso (que casi ni tiene que ver con el tema): cuando dices que a un argentino le cuesta "neutralizar" su acento... espero que no creas (como cree mucha gente) que los venezolanos NO tenemos acento. Porque la verdad sí lo tenemos, y de los más fuertes de toda Latinoamérica. Yo nunca lo supe hasta que escuché a una amiga colombia "imitar" el acento nuestro.

Ahora, el cine venezolano. Yo me pregunto: ¿existe tal cosa como el "cine venezolano"? Yo creo que no. Lo que existen son películas HECHAS en Venezuela, que es muy distinto. Yo, sinceramente, no he visto "Secuestro Express" y probablemente no lo haga. No porque la considere mala o porque no me guste la manera como reflejan el país. Lo que me molesta es que el país TENGA FORZOSAMENTE que ser reflejado. ¿Hasta cuando? ¿De cuando acá surgió esa necesidad imperiosa de mirarse al espejo? Si yo soy cineasta, ¿por qué mi película tiene forzosamente que reflejar, denunciar, mostrar, develar, llamar a la reflexión, defender una causa, apoyar un movimiento, etc? ¿Desde cuándo llegamos a la conclusión de que el buen cine era el llamado cine "comprometido"? ¿Comprometido con qué?

La necesidad casi patológica de explicar nuestra actualidad es precisamente una de las razones por las que la mayoría de "nuestras" películas (con el nuestras me refiero a Latinoamérica en general, no solamente a Venezuela) son, a mi parecer, una soberana ladilla. A veces, sólo a veces, un cineasta puede ir más allá y llegar a conclusiones universales a partir de una visión local, como pasa por ejemplo con "Amores Perros" (México) y "Luna de Avellaneda" (Argentina) pero estos son casos aislados. La mayoría de las veces se trata solamente de mirarse al espejo (generalmente poniendo cara de intenso o intelectual) y decirse a sí mismo: que feo soy. Todo es una mierda, pero al menos soy lo bastante listo para reírme de mi mismo.

Ahí me pierden como espectador. Lo siento mucho. Yo no creo que el cine sea eso. Para nada.

Tesne said...

esteeee... bueno como ya le dije a Anairene de Edelweissvoice es una película de la que estoy pendiente de ver y que espero que le de un impulso al cine nacional.

protheus said...

Prócer, no he visto la película. Pero del cine venezolano, suscribo el comentario licantrópico sobre su inexistencia. Existen películas esporádicas que, por limitación de presupuesto, temor al fracaso, etc., se caracterizan por: 1º-Repetir actores "taquilla" (Orlando Urdaneta hizo un bojote de pelis en su época); 2º-Repetir temas taquilla: sexo, miseria, chistecitos del vivo criollo de turno, violencia, y otros clichés. 3º- Target: la masa, a la cual, equivocadamente, siguen juzgando como estúpida. Aquí podría hacerse una película como Million Dollar Baby, densa, inteligente, redonda, pero como se hace una peli cada sopotocientos años, y los directores deben carro, casa y alma, no se atreven.

123 said...

woooaooo suena buena de verdad. Por aqui por Miami/Ft Lauderdale ya la estan promocionando. Hoy me voy a poner a buscar en q' cines la estan dando para ver si me lanzo este fin de semana a verla.

Gracias por el comentario q' dejastes recientemente en mi blog. La verdad q' es un fastidio q' te dejen JUNK COMMENTS jeje.

Bye bye ;)

Hombre Lobo said...

Bueno, en primer lugar yo no creo que exista un cine "venezolano" de la misma manera como no creo que exista un cine "americano" (porque no me vas a decir que es lo mismo una película de Michael Bay que de Stanley Kubrick ni mucho menos), ya que dentro de un mismo país existen numerosas maneras de hacer cine, muchísimos estilos de dirección y numerosísimas tendencias narrativas. En cuanto a lo de las temáticas, es que me ladilla muchísimo, y eso tiene que ver sobre todo (en mi opinión) con algo que va más allá de la voluntad creativa de los cineastas. Tiene que ver más bien con lo que es la "política" de la creación en nuestro país. Me explico: hablo aquí del maldito tema de las subvenciones del Estado. Soy de los que defienden que el Estado NO DEBE OTORGAR SUBSIDIOS para la creación cultural, ya que estos matan la mayoría de las iniciativas. El Estado podría garantizar una ayuda para la distribución de las películas, su publicidad y la colocación en los cines, pero para la producción no debería aportar nada. ¿Por qué? Porque convierten al cineasta en un burócrata. Ya sabemos, además, que una subvención dependerá más de la línea "política" de tu película en acuerdo con la línea "política" del gobierno de turno. Repito: si yo soy cineasta y hago una película de género (llámese terror, ciencia ficción, dramón lacrimal, comedia o lo que sea) y al lado mío está la película de un tipo que no es tan buena como la mía peeeeeero aborda el problema de la falta de agua en las poblaciones rurales de Apure, ¿a quien crees que le darán la subvención? Nos guste o no, mientras no haya industria no habrá cine, y la industria no se construye de la manera como se está haciendo ahora.

En mi blog hay un enlace a uno que se llama "Garaje Kubrick" que toca mucho estos temas, te lo recomiendo. Yo quizá escriba algo sobre este asunto porque esto aquí está muy largo. Disculpa el bla bla bla y hasta luego.

Tesne said...

De pana que me parecio buena la actulización que le hicistes al post.

Me gustaría agregar que eso de tratar de poner la realidad del país en las películas no es un mal solo de Venezuela, en muchos otros países también ocurre, un ejemplo muy claro de ello es el cine de los países que pertenecieron a la antigua Rusia, de hecho si ves películas polacas, serbias y de cualquier otro país similar lo podrás notar y eso ocurre así el tema central de la misma no sea la política ó la guerra -en el caso de las republicas de los balcanes-

protheus said...

En mi opinión, el que algún cineasta consiga, de una forma u otra, el dinero para hacer una película en Venezuela, no le da derecho al país de hablar de Cine Venezolano. Aquí no hay escuela para directores, no hay artistas de cine, no hay guionistas de carrera, ni siquiera musicalizadores (John Williams y Enio Morricone viven de sus melodías para la gran pantalla). Llevándote a mi área de influencia, te comento que, de la mano de su amo cubano, Chávez decidió que Medicina, como carrera, durará 4 años, más dos años de "labor social" en Barrio Adentro. Dentro de poco, no habrán más Médicos Venezolanos, aún cuando les den el título que sea. ¿Por qué? Porque no calzarán los puntos, porque no tendrán oficio ni conocimientos mínimos, porque, en definitiva, serán una regresión, sin unidad de contenidos, sin visión de futuro. Traspola todo ello al cine.

Caribbean Girl said...

Oye Lobo no es por nada pero serás el próximo Ministro de Cultura de este país! desde ahora te nombro! Amigo Mio creo que te excediste un poco, entiendo lo que dices, es lo mismo como representar al Latino en una película americana sólo con papeles de delicuentes, o de cachifas... Pero me atrevo a decirte que menosprecias un poco el Cine Venezolano o como lo prefieras llamar.... Creo que indistintamente de eso lo bueno se debe aplaudir venga de donde venga y si es de Venezuela pues hay que apoyar nuestro cine, recuerda Lobo que nosotros estamos en pañales, no podemos compararnos con el cine Mexicano que tiene más de 50 años haciendo cine o con el Argentino. Uf!

besos

maria caraota said...

yo la quiero ver ojala la pasen por mi casa :)

Luzardo (AKA Procer) said...

Con todo yo les recomiendo que la vean.

Realmente aprecio el debate formado con respecto al cine local. veo que este post dio para mucho; cine local, política, e incluso lingüística.

Disculpen la exagerada clase de fonología.

Cari, ese "besos" era para Lobo o para mí?

Hombre Lobo said...

Bueno Cari (espero que los besos sean para mi y no para el Luzardo, jejeje), nosotros tenemos haciendo cine tanto tiempo como los mexicanos. Lo que pasa es que la "industria" de ellos está un poco más desarrollada que la nuestra. No mucho, cierto, pero un poco al menos. ¿Por qué? ¿A que se debe que nosotros no tengamos una industria propiamente dicha? Pues sencillamente a que no nos da la gana. Porque los mexicanos (por decir unos) se preocuparon en su momento de hacer películas de género, de buscar atraer al público, de tener en cuenta sus intereses y no solamente las pretensiones intelectualoides de un grupo de "artistas" o las búsquedas ideológicas de los politiqueros de turno. Es por eso que no tenemos industria, no porque no tengamos recursos. Es sencillamente porque no tenemos la GENTE apropiada para ello. Quizá en otra ocasión te ofrezca más detalles de este tema, que como puedes ver me llama mucho la atención. Ahora, yo sí te puedo decir que apoyaré el cine venezolano cuando me parezca que realmente aspire a algo más que "reflejar nuestra manera de ser". Así de sencillo. Por eso es que no iría a ver una película de Chalbaud (quien por cierto, ahora se ha puesto las botas al cuadrarse con la Revolución) así la recomendara el mismísimo Dios. En fin, pero a lo mejor es que yo estoy loco.

Demoda said...

Hola amigo por estos lados Demoda visitando y ya he leído en varios blog lo de esta película estaré pendiente para ir a verla.
Demoda

Mariannextreme said...

Hola procercito valenciano, estas en mis links (por fin lo actualicé jajaj),sigue posteando con tu estilo seriecito ( I like it), besos!

Luzardo (AKA Procer) said...

Gracias Marianne, siempre serás bienvenida por acá.

Gianko said...

Al parecer no han oido hablar de influencias.

Lo ke más odio del cine venezolano es la calidat del audio.. malo muy malo.

Wiki V2k said...

Tengo que verla, gracias por el post

Marcel said...

Aunque el post tiene ya unos días, venía a decir que un abogado ha pedido que retiren la película de cartelera: noticia en el Universal.

Yo no tengo ganas de verla, si bien hay muchas personas diciendo maravillas de esta película, he visto que todas las opiniones negativas coinciden sobre los mismos aspectos, y me parece que al verla voy a sentir que perdí mi dinero. Si llega a conseguirse en internet tal vez la baje.