Saturday, June 18, 2005

Porque hoy me toca a mi, pero mañana puedes ser tu

Acá en Venezuela (tristemente) estamos tan acostumbrados a ver gente pidiendo en las camionetas (autobuses) que pocas veces nos asombramos ante lo que vemos. De acuerdo, ya es tan comun ver hombres, mujeres, e incluso niños pidiendo dinero por cualquier motivo. Pero cuando vemos ancianos con cancer terminal, es donde nos damos cuenta que, siempre hay alguien es está peor que nadie.

Digo esto porque el jueves justamente, iba en una camioneta y se monta un señora de alrededor de 70 años a pedir. Decía que tenía cancer de seno con metástasis (y para comprobarlo, mostró parte de sus senos, en lo que se pudo ver grandes nódulos, o como sea que se llamen esos grumos que ví), que estaba en el Oncológico desde Enero, que no se hizo quimioterapia porque ya era tarde y no lograba nada.

Ella no estaba pidiendo para curarse, estaba pidiendo para comer, mientras le llega su hora, porque su casa se la invadieron en lo que ella se fue al hospital. Incluso nos dijo que había donado su cuerpo a la universidad. No sé ustedes, pero es lo más crudo que he visto de parte de una persona que pide en un autobús (y eso que he visto gente pidiendo con tiros en las piernas).

Y pensar que a veces creemos que andamos jodidos.

10 comments:

maria caraota said...

No, no me sale viaje para Indi este fin:( me sale comer parrilla en la piscina (que mala vida) :(

maria caraota said...

Yo vi uno que me dejo helada una vez un chamo se munto en una camioneta con un pañuelo en la boca y medio hablaba, y cuando se quito el pañuelo no tenia quijada... esa vaina me dejo muy impresionada.

EBE said...

Bueno, realmente es un drama terrible saber que tienes "cancer", tener que ser "mutilado" para tratar de reducir la masa tumoral y adicionalmente recibir Tto médico (quimioterapia y/o radioterapia)..y aún peor, es un thriller no contar con los recursos económicos para costearlo....sin embargo, en tu caso, mi estimado Procer, tal vez un abrazo, un apretón de manos o una sonrisa a esa señora, permitiría una pequeña descarga de endorfinas que haría su vida por unos microsegundos más feliz...

unocontodo said...

lo que uno tiene que "ver", mientras "ves" a unos robarse los dineros que deben invertirse para atender a la gente sin recursos.... que realidad tan bizarra...

Tesne said...

si de pana que es heavy, lo peor es que como siga poniendose mal la economia, seguiremos viendo cosas así. Ah! y no creas que eso ocurre solo en Venezuela en los demas países Latino Americanos tambien sucede y desde hace mucho más tiempo que en el nuestro.

Any said...

q feo!
bueno aki en Mcbo hay un caso de esos en cada esquina... a veces pienso que se nos endurece el corazón de cierta manera porq no estamos seguros que nos digan la verdad!
En estos días vi a un señor con una niñita enfermita (según el) y me partió el alma, pero 5 min despues me enteré que el señor a todas sus niñas (completamente sanas) las ha hecho pasar por este suplicio de sol día a día ... y claro ninguna bebe q pasa sol 12 horas al día puede parecer muy normal... además que como no las deja caminar les atrofia las piernitas...
ves?... eso es lo que pasa... como tanto nos engañan , ya no creemos en nadie

Besos Amigo!

Brakewing said...

Coño esa tipa tambien la vi en la Big Low de Valencia, estaba saliendo para Maracay cuando un Vieja de color osculo comienza a dar la charla, y para asegurar la veracidad de lo que dijo, rasssss!!! Mostro su seno!!! De pana, esa tipa si se encontraba mal,y es una de la millones de persona que dice la verdad.

Luzardo (AKA Procer) said...

E así amigos, es una realidad no sólo de Venezuela sino de latinoamérica entera. El caso de la señora no es falso, es totalmente cierto y ella nos lo comprobó. Como les dije, no pedía para curarse, sino para sostenerse meintra su hora llega.

alberthgutierrez said...

must be hard...

Depeco said...

Yo no suelo "colaborar" con la gente que pide en las calles; no me gusta darles dinero porque uno no está seguro de si s verdad lo que dicen o si saliendo de allí van a meterse en una licorería a comprar alcohol... sin embargo, no faltan las personas que o bien te demuestran que de verdad necesitan o que te convencen de ello...